20 mar. 2006

Tratado de Ateología - Apuntes Caprichosos acerca de Él

Paciente Teófila,
Permítame resumirle algunos "Principios de la Ateología" que presenta el galo hereje Michel Onfray -que arda eternamente en el penúltimo círculo del infierno- en su reciente opúsculo "Tratado de Ateología - Física de la Metafísica", del que ya le enviara un breve glosario.

El herético galo plantea que a pesar de las aparentes diferencias entre los tres monoteísmos, estas son "de grado, no de naturaleza", es decir que comparten la misma base: "Una serie de odios impuestos con violencia a lo largo de la historia por los hombres que se pretenden depositarios e intérpretes de la palabra de Dios, los clérigos: odio a la inteligencia -los monoteístas prefieren la obediencia y la sumisión-; odio a la vida, reforzado por una indefectible pasión tanatofílica; odio a este mundo, desvalorizado sin cesar con respecto a un más allá, único depositario de sentido, verdad, certidumbre y bienaventuranzas posibles; odio al cuerpo corruptible, despreciado hasta en sus mínimos detalles, mientras que al alma eterna, inmortal y divina se le adjudican todas las cualidades y virtudes; por último, odio a las mujeres, al sexo libre y liberado." Una vez realizada esta "deconstrucción", podrá la ateología dedicarse a desenmascar en detalle cada una de las falacias de los tres monoteísmos.

Michel OnfrayLe contaré algunas impresiones personales. Creo que uno de los conceptos interesantes del irrespetuoso francés gira alrededor de un ateísmo tranquilo. "La negación de Dios no es un fin, sino un medio para alcanzar la ética postcristiana o francamente laica.". Esta tranquilidad puede en algunos casos permitir a las mentes supuestamente críticas ver que mantienen internamente un pensamiento altamente influenciado por la teología (Mire Vd., iba a decir "por la teología tradicional", lo que sería lo mismo que decir que existe una "buena" apologética). Continúo. Habla el hedonista galo de "Una ética sin obligaciones ni sanciones trascendentes". ¿Cuántas noches en Salónica hemos hablado de la búsqueda de la trascendencia?, ¿cuánto de esto estaba impregnado de una ética francamente cristiana? El antipapista francés se inclina por directamente negarle la misma entidad histórico a Jesucristo, y razón no le falta si se aplican los mismos criterios científicos que se usan para hablar de Rómulo y Remo. Muchas laicas e iluminadas mentes prefieren buscar a un Cristo humano, revolucionario, hippie e, incluso, guerrillero (!). Es decir, utilizando la misma apologética de los monoteísmos que citan y relacionan párrafos y fuentes a piacere, para justificar en el texto "sagrado" la propia ideología. Pero eso sí, ideologías progresistas, humanistas.
"La lectura de los Evangelios exige la misma actitud que la prosa novelesca antigua o los poemas homéricos: dejarse llevar por el efecto literario y renunciar al espíritu crítico"
Espero no haberla importunado con tanto fútil palabrerío. En una próxima carta deberíamos hablar de los recientes arranques religiosos por las caricaturas de Mahoma, una falta que podríamos calificar de "administrativa" en vista de la certera crítica del irreverente francés a las tres grandes religiones monoteístas.
Hasta la victoria y suyo, siempre.
Teófilo

PD: Decidí dejar mis justificaciones inútiles para el final. Esta epístola fue realizada con completo desinterés en encontrar conclusiones de validez divulgativo. Tanto Nietzsche no leído, tanto olvidado Epicuro, tanto Spinoza por conocer me impiden dar conclusiones certeras (si al menos pudiera deletrear "Nietzsche" sin titubear).

No hay comentarios: