19 mar. 2006

Breve Glosario para el Tratado de Ateología de Michel Onfray

Experimentada Teófila,
Sé que Vd., al contar con la experiencia que brindan los años, puede creer demasiado simples algunas de mis preocupaciones. Ocurre que durante mi lectura del herético "Tratado de Ateología" del no menos hereje Michel Onfray, se han abierto varias líneas de trabajo, lo cual aunque siempre positivo me obliga a tomar algún orden en mis apreciaciones. De esa manera, he decidido comenzar haciendo un breve glosario de las palabras de las cuales me interesaba saber algo más, sin tampoco necesitar un completo estudio de cada una. Estas son:

  • Deista-Deismo: que son los que de defendían la existencia de dios como principio de la realidad, pero despojado de los atributos con que le había revestido el cristianismo: providente, creador, personal, etc.
  • Gnosticismo: Onfray cita por ejemplo la destrucción de templos gnosticos. Es una serie de creencias bastante heterodoxas que crecieron mucho hasta el siglo III cuando la Iglesia bajó línea y "puso orden" en tanta libre explicación del fenómeno cristiano. La palabra, del griego, viene de "conocimiento". El agnosticismo por su parte es mucho más moderno y es una especie de reacción científica a los que le daban a Dios una entidad científica.
  • Lo "performativo": el hecho de que las cosas existen por el hecho de decirlas, como el cura que declara casada a una pareja. Muy relacionado creería con lo de "In principio erat verbum" de Juan.
  • Ectoplasma: Lo usa Onfray irónicamente para referirse a Dios. Es una palabra que además de ser la parte exterior del citoplasma celular, es usada por los esotéricos como "materialización", o incluso "emanaciones" del mismo medium. Pueden adquirir autonomía y función.
  • Pleonasmo: Lo usa Onfray para introducir un concepto como "ateísmo ateo" Transcribo completa la definición de la RAE. "Figura de construcción, que consiste en emplear en la oración uno o más vocablos innecesarios para que tenga sentido completo, pero con los cuales se añade expresividad a lo dicho; p. ej., lo vi con mis propios ojos."2. m. Demasía o redundancia viciosa de palabras.

Luego le enviaré otras apreciaciones acerca de este interesante libro.
Suyo,

Teófilo.

7 comentarios:

Teofila dijo...

Mi querido Teófilo,
El viaje en que estoy me subyuga tanto y ocupa tanto mi tiempo que si usted tiene la amabilidad y disposición de aceptar mi propuesta -la cual a continuación escribiré- muchísimo le agradecería. Mi propuesta es transmitirle sus inquietudes a Monsieur Henry, hombre muy probo y versado en los temas que son de su interés. Con seguridad aceptará Mr. Henry dialogar con usted.
Espero su favorable y pronta respuesta a mi solicitud.
Teófila.
P.D. Le escribo también otra carta en la cual me explayo sobre un par de cosillas que no querría pasar por alto.

Teofilo dijo...

Enigmática Teófila,
Como en tantas otras ocasiones desconozco absolutamente las intenciones de su epístola. Pero dado que se trasluce algún tipo de propuesta, confío desde ya en sus decisiones.
Perplejo la saluda,
Teófilo.

Henry Efw dijo...

Estimado Teófilo,
Nuestra querida Teófila me ha encomendado responder cartas como estas que usted envía, cartas cuyos temas son principalmente filosóficos.
Acerca de su glosario, observo lo siguiente
1)A las palabras que requieren explicación se les da dos anotaciones, una es el link a otro sitio que nos brinda aclaraciones, la otra es la suya propia.
2)Este procedimiento de doble anotación o "doble glosa" lo hace con todas las palabras excepto con "performativo" y con "pleonasmo".
2)Con "ectoplasma" y con "pleonasmo" no hay problemas ya que las anotaciones son muy claras y ciertas.
3)Todas las otras anotaciones ofrecen problemas.
Dadas estas observaciones comenzaré por "performativo". Se suele reconocer como "Escuela de Oxford", "Filosofía de Oxford" o "Grupo de Oxford" a una serie de trabajos producidos por pensadores que tienen varias cosas en común, una de las cuales es basarse en "el último Wittgenstein". Todos ellos centran sus intereses en los análisis del lenguaje a partir de su uso, o sea, se preguntan no por los significados sino por los usos: cómo usamos las palabras en el lenguaje corriente. A este grupo pertenece John L. Austin cuyos trabajos son importantes para los estudios relativos al Derecho. Austin distinguió entre expresiones "constativas" y "performativas" o "ejecutivas" (performative utterances). Cuando las personas usan expresiones constatativas lo que hacen es constatar, describir, o sea, simplemente dicen. En cambio cuando las personas usan expresiones performativas o ejecutivas, lo que hacen es hacer o ejecutar algo. Así por ejemplo cuando digo "prometo que le escribiré", "me disculpo por no escribirle más seguido”, estoy haciendo uso del lenguaje performativo. Otros ejemplos: "te bautizo con el nombre de Santiago", "los declaro en nombre de la ley unidos en matrimonio", "se prohíbe arrojar papeles a la vía pública".
Para mayor información puede consultar el diccionario de filosofía de Ferrater Mora y la Wikipedia en italiano.
Sería importante para mí que usted precisase en qué sentido usa “performativo” Onfray.
Espero le sean útiles estas consideraciones que le envío.
Respetuosamente,
Henry Efwervren.

Henry Efw dijo...

Estimado Teófilo,
Debe usted leer esta carta como una continuación de mi primer misiva, por lo que paso ahora a apuntar mis consideraciones sobre “deísta”, “gnóstico” y “agnosticismo”. Estas apreciaciones toman como punto de partida su glosario. Preferí unir los tres términos en un único apunte pues tienen un “sustrato común”. Antes de continuar, le transmito un comentario que me hizo Teófila en los breves momentos en que nos vimos antes de su partida hacia Cirey. Ella, algo enigmática como siempre, dijo “¡Teófilo siempre sabe adivinarme en mis intereses! Ya veremos qué sucederá con la tolerancia del deísta de Voltaire. Por mi parte, prefiero el ateísmo de Sade.”
Volviendo a la cuestión que nos ocupa, a la ya señalada dificultad que nos ofrece la “doble glosa”, debo agregar el problema que me acarrea no haber leído el texto objeto de su interés: “Tratado de Ateología”. Creo que lo mejor que puedo hacer es ofrecerle un resumen extenso de los textos de Ferrater Mora acerca de cada uno de los términos que nos interesan. Así,
Deísmo: En su sentido más lato es sinónimo de teísmo y antónimo de ateísmo y panteísmo. Es Kant quien introduce una distinción fundamental entre deísmo y teísmo. Kant dice “quienes aceptan solamente una teología trascendental son llamados deístas; quienes admiten asimismo una teología natural son llamados teístas. Los primeros admiten que podemos conocer la existencia de un ser originario exclusivamente mediante la razón, pero sostienen que nuestro concepto de tal ser es solamente trascendental, es decir, el concepto de un ser que posee toda la realidad, pero que no podemos determinar de ninguna manera más específica. Los últimos afirman que la razón es capaz de determinar su objeto más precisamente por medio de la analogía con la Naturaleza, esto es, como un ser que contiene en sí mismo, por medio del entendimiento y la libertad, el principio último de todas las cosas. Así, el deísta representa este ser meramente como causa del mundo (sin que pueda decirse si es por necesidad de su naturaleza o por libertad); el teísta, como autor del mundo.”
Gnosticismo: En general, pretensión de conseguir el saber absoluto, por vía más bien mística y extática. Históricamente, se distingue entre gnosis mágico-vulgar (Simón El Mago de Samaria), gnosis mitológica (sectas de los mandeos, de los ofitas, de los barbelo-gnósticos, de los que produjeron en copto el único documento gnóstico conocido: el “Phistis Sophia”), gnosis especulativa (Basílides, Carpócrates, Valentino. Dualismo de dios malo, demiurgo, vengativo, justiciero y dios bueno, revelación de Jesucristo. “La redención del hormbre por Cristo es precisamente la obra de la revelación; en ella consiste propiamente la gnosis, y sólo por ella podrá el hombre desprenderse de la matera y del mal en en que se halla sumergido y ascender hasta la pura espiritualidad de Dios.”)
Agnosticismo: En términos generales puede decirse que el agnosticismo sostiene la incognoscibilidad en principio y radical de lo trascendente y otorga justamente a lo trascendente el titulo de lo incognoscible. Tal doctrina se ha referido generalmente a la actitud espitual que, absteniéndose de todo juicio sobre las preposiciones religiosas, las relega a un plano considerado inaccesible para la razón humana. El agnosticismo se distingue de la mera afirmación de la limitación del conocimiento en que mientras ésta no presupone un límite determinado por el conocer, el primero traza límites precisos y hace de ellos el sentido de lo que puede ser conocido.”
Atentamente.
Henry Efwervren.

Teofilo dijo...

Dear Henry,
Celebro vuesos comentarios y los que vendrán espero. Gracias por la profundización sobre lo "performativo" y sobre todo la contrapartida con lo "constatativo". Como decía en mi epístola, Onfray usa este lenguaje en el sentido que predicas, como el ejemplo descripto a Teófila y que tu revisas sobre "la declaración de matrimonio". Pero también va más allá, hablando del "sentido performativo que crea al nombrar". De esta manera Jesús, y cito, "existe como la materialización de las aspiraciones proféticas de su época y de lo maravilloso propio de los autores antiguos", conforme al citado principio performativo.
No he podido incluir aún en el glosario otros términos por mí analizados en estos días: oximoron y el duo inmanencia-trascendencia.
Atentamente lo saluda,
Teófilo.

henry efwervren dijo...

Estimado Teófilo,
Antes que nada, le pido que no me llame "dear", en todo caso,tal como hace Teófila, si lo desea, puede llamarme Monsieur Henry. Soy francés y como tal, soy muy afecto a las formalidades. Pasado este item propio del conocerse dos personas, me ocupo ya mismo de los planteos formulados en su carta.
Respecto de "performativo" le digo que no habiendo leído el texto objeto de su estudio, nada puedo opinar; por otra parte veo que le han sido útiles mis explicaciones sobre lo "performativo" en filosofia, por lo que me siento satisfecho, recompensado y conforme con ello.
Espero sus glosas de "oximoron" ("ah, el sol negro de Artaud" diría sin dudas nuestra querida Teófila)
y de "inmanencia-trascendencia".
Respetuosamente.
Henry Efwervren.

Henry Efw dijo...

Estimado Teófilo,
Releo nuestras mutuas misivas y observo una imperdonable distracción mía. En una carta le pido que precise el uso de "performativo" en Onfray, en su carta usted precisa este uso... y luego... ¡yo le digo que nada puedo opinar puesto que no he leído el texto objeto de su estudio!. Pues entonces no le hubiera pedido nada antes.
En el acto me dispongo a reparar lo sucedido. Como usted bien sabe "performer" y todos sus derivados ofrecen sus dificultades al ser trasladados al español. De ahí la preferencia de muchos por utilizar el vocablo sin traducir "performer", "performance", y similares. Todo esto es así, y del mismo modo, las preferencias en traducciones han pasado por "ejecutar" y "actuar" (un actuar bien clásico de "poner en acto"; como cuando alguien dice "conocimiento en acto" para diferenciar de "conocimiento en potencia"). Ubicados en este universo de términos, es preciso establecer una distinción de primer orden:
* en el ejemplo del oficial público que une en matrimonio al pronunciar la fórmula "los declaro marido y mujer", las palabras instituyen, sin ellas no hay matrimonio, es cierto, y como decía Austin, no son ni verdaderas ni falsas, en todo caso, son felices o infelices.
* en el ejemplo de "Jesús como materialización de las aspiraciones de su época” no sucede nada del orden performativo al menos en la precisión austiniana; lo que estaría describiendo Onfray –según la información que me transmite usted Teófilo- es el proceso por el cual se crea una figura mítica, heroica, un martir, un padre al cual rendir culto, etc: como toda fábula.
En conclusión, sigo advirtiendo que tengo mis razones para decir que nada puedo opinar al no haber leído el texo de Onfray.
Respetuosamente.
Henry Efwervren.