20 ene. 2006

Soñando que pensábamos que leíamos los sueños de un pensador que escribía

Óptima Teófila,
A propósito de un papiro que me llegó del bárbaro germano Jürgen Kuczynski, intitulado “Breve Historia de la Economía”, no pude dejar de pensar en que no estaba leyendo un libro sino que leía a un autor. En el caso de este libro, se vislumbra un científico sólidamente instalado en la antigua Alemania Oriental, buceando en la historia de la economía desde su lugar, en el que no solo cita a Marx y Engels, sino que no tiene empacho en citar a Stalin y sus estudios sobre la economía primitiva. Entonces, los “hechos” de la economía política los creo yo en mi mente extrayendo las opiniones de este señor y aplicándole mi filtro particular. Soñé luego que me encontraba con Vd., que se reía de mis ingenuas aseveraciones, que nada nuevo aportaban. Afirmaba Vd. que en las ciencias sociales es casi imposible leer certezas, sino más bien opiniones, más radicales, más conservadoras, más “neutras”.
Sin perjuicio de esto vea Vd. si en otra cosa puedo serle útil su afectísimo servidor Teófilo.

No hay comentarios: