21 ene. 2006

El simpático y trabajador Renato Descartes acusado de los más atroces crímenes

Sintética Teófila,
En mis ratos libres acabo de “releer” el “Discurso del Método” de Rene Descartes (Editorial Losada/La Pagina, Bs As. 2004). , con un interesante estudio introductorio de Paul Valéry , seguido de otro no tanto de Francisco Romero, este último demasiado preocupado en sus propios libros No podía dejar de pensar en la ardua lucha de este viejito que supo abandonar todo para dedicarse a la tarea que le iba a tomar toda la vida, la de dar sentido al mundo a través de un método comprobable. Vd. que me conoce sabrá que quedé lógicamente conmovido por sus cuidados contra la censura y la agresión que reciben todas las nuevas ideas, ya que en principio él intenta superar ideas verdaderamente retrógadas de sus contemporáneos, y nunca provocar el advenimiento del nazismo o las bombas de Hiroshima. No pude sin embargo dejar de revisar la semilla de la destrucción en alguna de sus frases como la que le transcribo para su deleite a continuación.
Suyo a pesar de las altas horas de la noche,
Teófilo

“Es posible encontrar una práctica mediante la cual, conociendo la fuerza y las acciones del fuego, el agua, el aire, los astros, los cielos (...) como conocemos los oficios de nuestros artesanos, los podríamos emplear del mismo modo para todos los usos que se prestan y convertirnos así en una especie de dueños y poseedores de la naturaleza.”
Rene Descartes, Discurso del Método

“Vive, Vive”
Doctor Frankestein

1 comentario:

Anónimo dijo...

puedo hablar contigo sobre este libro de descartes.. me urge mi mail moskkita@hotmail.com saludos . Denisse