21 dic. 2006

Fill in the Blanks - Jugando con un texto de Deleuze

Cara Amiga,

A ver que le parece el juego que le propongo. Descubra cual es la palabra que falta en el siguiente texto de Deleuze:

"Bien comprendió Nietzsche, por haberlo vivido él mismo, en qué radica el misterio de la vida de _______________. _______________ se apropia las virtudes ascéticas -humildad, pobreza, castidad- para ponerlas al servicio de fines completamente particulares, inesperados, en verdad muy poco ascéticos. Hace de ellos la expresión de su singularidad. No son en su caso fines morales, ni medios religiosos para alguna otra vida, sino más bien los «efectos» de la filosofía misma. Pues no hay en absoluto otra vida para _____________. Humildad, pobreza y castidad se vuelven de inmediato efectos de una vida particularmente rica y sobreabundante, tan poderosa como para haber conquistado el pensamiento y puesto a sus órdenes cualquier otro instinto, efectos de lo que Spinoza llama Naturaleza: una vida que ya no se vive conforme a la necesidad, en función de medios y fines, sino conforme a una producción, una productividad, una potencia, en función de causas y efectos. Humildad, pobreza y castidad son su (de _____________) manera de ser un Gran Viviente y de hacer de su propio cuerpo el templo de una causa demasiado orgullosa, demasiado rica, demasiado sensual. De modo que, atacando a _____________, cae uno en la vergüenza de atacar una apariencia modesta, pobre y casta, lo cual centuplica la rabia impotente; y _____________ no ofrece dónde hacer presa, aunque sea presa de todos los ataques.
Ahí recibe todo su sentido la soledad de _____________. Pues no puede integrarse en medio social alguno, no casa con ninguno."


Atentamente,

Teófilo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Amateur dice :

"Estoy intrigado 1) por los puntos suspensivos del juego (suspendido yo mismo de los puntos suspensos). Hablan de Epicuro? 2) cierta inconsistencia respecto a genealogía de la moral, cap 3 "Qué significan los ideales ascéticos?". No me es conciliable. Después de todo, sólo soy un amateur.

Teofila dijo...

Estimado Amateur:
Me disponía a enviarle una breve misiva a Teófilo cuando, ¡oh, sorpresa!, me encontré con su sagaz comentario. Debo confesarle que el juego me ha divertido -y divierte aún- mucho. ¿Cuál será la palabrita que hay que escribir para completar el texto? Desde ya que ningún personaje conocido, ni Dionisios, ni Buda, ni Cristo, ni Epicuro, por cierto. No encaja, definitivamente no encaja colocar alguna de dichas palabras u otra similar. De modo que habrá que buscar por otro lado: el capítulo 3 de "La genealogía de la moral" me parece una excelente pista. Nos invito a releerlo y a continuar la dilucidación de este jueguito. O quizás pedir a Teófilo que nos arrime una ayudita.
Por otra parte, me intriga la inconsistencia que usted ve, ¿podría explayarse al respecto?.
Saludos cordiales.
Teófila.

Anónimo dijo...

Amateur dice :

Otra pista : "Hermenéutica del Sujeto" de Foucault, entonces saltan a los puntos suspensivos, como rockstars del "cuidado de sí" una tropa de hoplitas o milites, dependiendo del caso : Séneca, Cicerón, Epícuro, Dionisio de Alejandría, Los grandes Marcvs Aurelivs y Epícteto, Plotinio y hasta Plutarco. Tuti fruti insoportable. Trataré de dilucidar la inconsistencia de que hablaba, pero mi cerebro es una medusa atrofiada y tengo que trabajar. Ego doulos eimi, o bien, Sevus svm.

Saludos Teofila, aunque sea yo un theofobo - a no ser por Rilke -

Amateur

Anónimo dijo...

Errata de la Rata : Perdón : "se(r)vus". me comí una R.

Aprovecho de agradecer el valor y empecinamiento (testadurez? nobleza? exceso de buen ánimo?ingenuidad?) de intentar estos "espacios-otros", útiles para (¿útiles?) seres deformes como yo, Amateur de l'existence.

Amateur

Teofila dijo...

Estimado Amateur:

El epígrafe del 3er tratado de "La Genealogía de la Moral" dice algo así como que la sabiduría, una mujer, los quiere irónicos, violentos, despreocupados: es una mujer, ama al guerrero. Usted en su primer respuesta escribió "sevus sum", y luego se rectificó: "servus sum". Sevus sum. Servus sum. Enfurecido (violento) soy. Siervo (esclavo) soy. Nada más a cuento de "La genealogía..." -y de Spinoza-, ¿no?.
Interesantisimo el libro de Foucault, pero no nos ayuda: ninguno de los nombres que nombra cuajan en esos espacios en blanco que Teófilo nos pide completar.
Le reitero mi pregunta acerca de la inconsistencia y mi invitación a la lectura del 3er tratado de "La genealogía...". Mientras, aguardemos ayuditas de Teófilo.

¿Rilke?

Saludos cordiales.
Teófila.

Teofilo dijo...

Caros amigos,
Ocupado en mis ingentes compromisos académicos no puedo más que disculparme por mi tardía y parca respuesta. Sólo para agregar que cuando dije "palabra" tal vez debí decir "sintagma" o mejor aún "sintagma nominal". Es que habituado al latín que me inculcaran los monjes del monasterio de Melk olvido a veces las veleidades de las lenguas romances que separan bellamente en nombres, artículos y preposiciones lo que César y Cicerón preferían nombrar con una sola palabra.
Saludos cálidos,
Teófilo.

Teofila dijo...

Mi querido Teófilo,
Textualmente el epígrafe del 3er tratado de "La Genealogía..." que malamente cité en mi misiva dirigida a Amateur dice: "Despreocupados, irónicos, violentos -así nos quiere la sabiduría: es una mujer, ama siempre únicamente a un guerrero..." y proviene del "Así habló Zaratustra".
La palabra -y si quiere para su gusto, sintagma nominal- que nos sirve para completar los espacios en blanco en su jueguito es "filósofo" -"el filósofo", sintagma-.
Con afecto.
Teófila.

Teofilo dijo...

Graciosa Teófila,
Mis espurias obligaciones académicas me impiden profundizar ahora mismo en su preclara derivación del tema hacia Nietzsche. Sin embargo, antes que se me olvide, le quería enviar la referencia bibliográfica completa del texto de Deleuze: DELEUZE, Gilles; "Spinoza: Filosofía Práctica", Barcelona, Tusquéts Editores, 1984, Pág 11.
A los apuros pero contento,
Teófilo.

Teofila dijo...

Mi querido Teófilo,
Todos mis agradecimientos por enviarme las referencias bibliográficas del libro de Deleuze. Pero, mi amigo, se ha olvidado usted de contestarme algo de suma importancia: ¿he acertado en la resolución de su acertijo?
Y las derivaciones hacia Nietzsche se lo debemos al mismo texto con el que usted nos hizo jugar y a este Amateur que nos escribió y de quien nunca más supimos algo.
Envíole mis afectos más hondos.
Teófila