19 oct. 2005

Rimbaud

Querida Teófila
De "una temporada en el infierno" me quedo con su biografía y su prosa brillante. De "prosas e iluminaciones" me quedo con más prosa brillante (incluyendo una de los 8 años) y algo de azufre que todavía estoy viendo, después te digo. Prosa brillante lo llamo a un cierto fluir de las palabras, que toman una belleza similar a la naturaleza, como mirar una mujer o un niño, o una buena película, pero que no llegan al nivel de arte, cualquier cosa que sea lo que signifique arte. A lo mejor tanto siglo XX tomándolo de base, parece que fuera algo "ya visto", aunque claro, el fuera el primero. Como la escena de The Wall en que el maestro se burla ante todos de la poesía del niño. Rimbó.
Una de las cosas que me entusiasman un poco es justamente eso, escribir, volver a tratar de escribir. ¿Por qué? ¿Por que es una de las cosas en que tanta "cultura general" y "experiencias de vida" sirven? ¿Para ser famoso? ¿Para vengarme de alguien, o lo que es lo mismo, demostrarle algo a alguien? Son las preguntas en realidad aplicables a  la literatura, al teatro, al arte. El asunto es qué, aunque en seguida surge el "para quién", que me parece "mal", pero que no deja de surgir. Del "como" aún no me preocupo. Mientras leía a Rimbó pensaba en estas cosas, que me detienen todavía un poco. Por eso se las cuanto, mi querida amiga, para fiijarlas y a su vez quitarles un poco ese brillo que creen tener las ideas cuando no se expresan.
Suyo.

No hay comentarios: