21 feb. 2007

Empresarios, Operarios y Pensadores en Comte

Mi dilecto Teófilo,
Sus correos no llegan a mí y mis nervios nuevamente comienzan a sufrir. Nuestra querida amiga me encomendo le transcribiera estas citas que a ella le parecen "alucinantes" (y a mí... ¡vaya, vaya con este vocabulario tan extraño!... alucinante esto, alucinante aquello, ¡todo es alucinante!) :
"Desde que la acción real de la Humanidad sobre el mundo exterior comenzó, entre los modernos, a organizarse espontáneamente, exige la combinación de dos clases distintas, muy desiguales en número, pero igualmente indispensables: por una parte, los empresarios propiamente dichos, siempre poco numerosos, que , poseyendo los diversos materiales convenientes, incluidos el dinero y el crédito, dirigen el conjunto de cada operación, asumiendo, pues, la principal responsabilidad de los resultados, cualesquiera que sean; por otra parte, los operarios directos, que viven de un salario periódico y constituyen la inmensa mayoría de los trabajadores, y que ejecutan, en una especie de intención abstracta, cada uno de los actos elementales, sin preocuparse especialmente de su concurso final. Esot últimos son los únicos que luchan directamente con la Naturaleza, mientras que los primeros tienen que entendérsela con toda la sociedad."

"La eficacia especulativa que hemos considerado inherente a la vida industrial para desarrollar involuntariamente el espíritu positivo, debe en general resultar más clara en los operarios que en los promotores, pues sus trabajos propios presentan un carácter más simple, un fin más netamente determinado, resultados más inmediatos y condiciones más imperiosas. La escuela positiva deberá, pues, encontrar naturalmente un acceso más fácel para su enseñanza universal, y una más viva simpatía para su renovación filosófica, cuando pueda penetrar de modo conveniente en ese vasto medio social. Al mismo tiempo, deberá encontrar en él afinidades morales no menos preciosas que sus armonías mentales, por esa común despreocupación material que aproxima espontáneamente a nuestros proletarios a la verdadera clase contemplativa, al menos cuando ésta haya adoptado por fin las costumbres que corresponden a su destino social."

"El verdadero ocio sólo debe faltar de manera habitual en la clase que se cree especialmente dotada para el mismo, pues, debido precisamente a su fortuna y a su posición, está generalmente preocupada por inquietudes activas, qu ecasi nunca permiten una verdadera calma, intelectual y moral. En cambio, este estado debe ser fácil a los pensadores y a los operarios, debido a que están espontáneamente libres de los cuidados relativos al empleo de los capitales, e independientemente de la regularidad natural de su vida diaria."
Habiendo cumplimentado con el encargo, le dejo mis cariños.
Teófila.

19 feb. 2007

Comte y algunos problemitas apasionantes

Mi dilecto Teófilo,
Nuestra querida amiga en común, cuyo nombre debemos reservar, ha provocado mi interés en algunos problemitas que planteados como simples títulos pueden impresionar como un tanto áridos, pero que puestos a indagar en algunos "retratos intelectuales" de los siglos XVIII y XIX pueden trocarse en apasionantes.
El tema amerita sucesivas entregas, de modo que me limitaré aquí a enunciar los titulillos y a dejar, como acostumbro, alguna que otra cita seleccionada; hoy, de Comte:
Los problemitas:
  • Individuo y Sociedad
  • Teoría y Acción
  • Posibilidad de las Ciencias Sociales
  • Filosofía y Ciencia
  • Sociedad Ideal
  • Materia y Espíritu
  • Necesidad y Libertad
  • Naturaleza y Cultura
Extraída del texto "Discours sur l'esprit positif" de 1844, cuya finalidad es “servir de preámbulo” al Tratado de Astronomía exponiendo los lineamientos fundamentales y la definición básica del espíritu del nuevo “sistema indivisible de filosofía general” del cual la astronomía es elemento indispensable, vea aquí la cita:

"El estudio positivo de la naturaleza humana comienza hoy a ser universalmente considerado, en especial, como base racional de la acción de la Humanidad sobre el mundo exterior."

A la espera de su correo, y preparando próximas entregas.
Con afecto.
Teófila.

1 feb. 2007

En busca de frases genealógicas

Mi paciente y amable Teófilo,
¿Recuerda cuando le enviaba frases genealógicas? Pues al leer un libro de texto que hemos sabido compartir en antiguos estudios en común, hallé un dicho antiguo: "Cibi condimentum est fames, potionis sitis." Y recordé unos bellos versos que decían algo así: "Eres el hambre, el pan; la sed, la alta ebriedad."
¿Podría establecerse un parentesco entre ambas frases, el dicho, y los versos?
Con afecto.
Teófila.
P.D: ¿Ha enviado usted ya su correo? Aún no he recibido nada de usted y... ¡sabe que mis nervios delicados necesitan de paz!