27 oct. 2011

Clarice Lispector, del 7 de septiembre de 1.968

Mi querido Teófilo, la dejo con ella:

ES NECESARIO TAMBIÉN NO PERDONAR
Una entrevistada por el programa de la BBC, Inglaterra, Hora de las Mujeres, habló sobre sus experiencias como prisionera de guerra.
-Cuando una persona ya pasó por muchos sufrimientos, sabe apreciar las debilidades y buenas cualidades incluso de los propios enemigos. ¿Por qué debe ser nuestro enemigo completamente malo, o la víctima completamente buena? Ambos son criaturas humanas, con lo que hay de bueno y de malo. Y creo que si apelamos al lado bueno de las personas tendremos éxito, la mayoría de las veces.
Sé lo que ella quiso decir, pero está mal. Hay un momento en que se debe olvidar la propia comprensión humana y tomar partido, aun equivocándonos, por la víctima, y un partido, aun equivocándonos, contra el enemigo. Y volverse primario al grado de dividir a las personas en buenas y malas. El momento de supervivencia es aquel en que la crueldad de quien es la víctima se ejerce, la crueldad y la rebelión . Y no comprender a los otros es lo que corresponde.
Con afecto.
Teófila.

10 oct. 2011

Clarice Lispector, en el medio del mismo día

Mi amantísimo Teófilo,
Hoy no ando de deseos ni de paseos. Sólo me detengo en ella y la vuelvo a amar en el mismo día:
"1967
19 de agosto
LA SORPRESA
Mirarse en el espejo y decirse deslumbrada: qué misteriosa soy. Soy tan delicada y fuerte. Y la curva de los labios conservó la inocencia.
No hay hombre ni mujer que no se haya mirado en el espejo y no se haya sorprendido consigo mismo. Por una fracción de segundo nos vemos como un objeto a observar. A esto le llamarían tal vez narcisismo, pero yo lo llamaría: alegría de ser. Alegría de encontrar en la figura exterior los ecos de la figura interna: ah, entonces es cierto que no me imaginé, yo existo."

¿Y usted? ¿Nada dice?
Mis afectos distantes para usted.
Teófila