21 abr. 2006

En Le Grandval

Teófilo,
Diderot está contentísimo en casa del barón disfrutando de "helados, ¡ah amigos míos, qué helados! -nos escribe exaltado. Aquí es donde hay que estar para tomarlos buenos, imposible ser sobrio, me estoy poniendo redondo como una bola y me encuentro muy a gusto."
Golosa y sonriente.
Teófila.

No hay comentarios: