31 mar. 2006

Estimada Aurelia,
Aún no he encontrado una bella versión en español del poema que le he prometido hace muy poco.
H. Clouard hace esta apreciación genérica de su autor:

En sus versos, Gerardo de Nerval fue al comienzo delicado, sonriente, dulcemente nostálgico; con los sonetos de las Quimeras, accedió a la gran poesía. Esos poemas, poco inteligibles a primera vista, se vuelven claros para quien conozca la vida del poeta, sus viajes, sus amores, sus lecturas. Todos reiteran aproximadamente lo mismo; el llamamiento que lanza a una patria ideal, por encima de un destino desgraciado, la sílfide formada con todos los recuerdos femeninos, desde el de Sylvia, la encajera del Valois, hasta el de Jenny Colon y el de María Pleyel, sílfide que se convirtió en Aurelia. Las ventajas de una inspiración tan temerariamente personal saltan a la vista: ella aporta la seguridad de escapar a la abstracción, a la idea o a la anécdota que necesariamente trivializan.
El estilo de las Quimeras se compone de imágenes que sin la menor lógica formal, se añaden unas a otras y parece que se reflejan entre sí. Esos reflejos, a la vez nítidos y misteriosos, apoyados en una prosodia que se diría ritual, crean una magia extraordinariamente concreta e irradiante, cual una corona de rubíes y de zafiros que sentimos ser el adorno familiar de un destino actual y que, no obstante, nos hace recordar la más lejana Antigüedad, en la que Nerval pensaba con nostalgia y esperanza.
Ils reviendront ces dieux que tu pleures toujours!

En honor de su venerable nombre, mi querida Aurelia.

Teófila.

PD de Henri Efw. “Las sílfides son personajes de la mitología gala, que habitan el aire y las aguas. El nombre sílfide proviene del francés sylphide, palabra acuñada hacia 1670 por el académico francés Bernard de Montfaucon, pero el vocablo original que proviene de una creencia prerromana en estos seres etéreos era sylphe, término que fue retomado y divulgado en el siglo xvi por Paracelso.” (extraido de "La fascinante historia de las palabras")

No hay comentarios: