16 mar. 2006

A Aurelia que conocía la caguama

No he vuelto a tener noticias de usted, que solicitaba comentarios que agradasen su espíritu. Cavilando estuve; no sabía con qué llamar su atención. Finalmente me decidí sólo por la similar fonética: caguama - Kawabata. De "Lo bello y lo triste":

Con todo, la muchacha de su novela era Otoko. La novela no podría haber existido sin su historia de amor. Y esa historia era la razón de que la novela fuera tan leída. Si él no hubiera conocido a Otoko, nunca habría sabido lo que era un amor como aquél. El encontrar un amor como aquél a los treinta años podía considerarse una fortuna o una desdicha –él no habría sabido decir qué era-, pero no cabía duda de que había posibilitado su exitoso debut como autor.
Oki había intitulado su novela Una chica de dieciséis. Era un título simple, directo; pero en aquel tiempo la gente se escandalizaba de que una adolescente, una niña en edad escolar, tuviera un amante, diera a luz a un niño prematuro y sufriera un colapso nervioso.

Espero le haya agradado.

Teófila

1 comentario:

Teofilo dijo...

Teófila Fuente Inagotable,
Apenas si puedo seguirla. Leo en "El Poder de la Palabra", Yasunari Kawabata (Japón, 1899-1972) Novelista japonés nacido en Osaka, graduado por la Universidad Imperial de Tokio. En la década de los años veinte formó parte de un grupo literario de jóvenes escritores conocido como neosensacionistas, partidarios del lirismo y del impresionismo en lugar del realismo social imperante. Poco a poco fue desarrollando un estilo propio, minucioso y episódico, que se manifiesta en su primera novela, Diario íntimo de mi decimosexto cumpleaños (1925). (...) fue el primer japonés que ganó el premio Nobel de Literatura en 1968, por su maestría narrativa, que expresa con gran sensibilidad el espíritu japonés. En 1972, enfermo y deprimido, se suicidó.