25 feb. 2006

Otro comienzo inigualable: Kafka.

Mi querido Teófilo,
Cierta vez le transcribí un comienzo de una novela que me había parecido digno de entrar en el panteón de los mejores. Excelentísimo este comienzo conocidísimo:
"Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Estaba tumbado sobre su espalda dura, y en forma de caparazón y, al levantar un poco la cabeza, veía un vientre abombado, parduzco, dividido por partes duras en forma de arco, sobre cuya protuberancia apenas podía mantenerse el cobertor, a punto ya de resbalar al suelo."
La metamorfosis. Franz Kafka.

Con inmenso afecto.
Teófila.

No hay comentarios: