3 feb. 2006

Manifiesto Apologético

Mi querido Teófilo,
He perdido la cuenta ya de cuántas veces escapó del cautiverio Fray Servando Teresa de Mier.
Tengo en mis manos un facsimil de su "Manifiesto Apologético del Doctor Don Servando Teresa de Mier, Noriega, Guerra, etc." Para nuestra fascinación, leemos:
En el sermón de Santa Maria de Guadalupe, que prediqué siendo joven en su Santuario del Tepeyac el día 12 de diciembre de 1794, emprendí a probar que el Evangelio había sido predicado en nuestra América siglos antes de la conquista, por Santo Tomás, a quienes nuestros indios llamaron ya Santo Tomé, como los cristianos de Santo Tomé en la India Oriental; ya chilancambal que significa lo mismo, esto es, mellizo en lengua chinesa; ya quetzalcóatl que quiere decir lo mismo en lengua mexicana. Y que la Virgen Santísima bajo el nombre de Tzenteotinantzin que significa madre del verdadero Dios, o Tonantzin nuestra señora y madre, tuvo desde aquellos tiempos templo en Tepeyac y le dieron culto los cristianos (que eso quiere decir mexicanos) en una imagen idéntica a la de Guadalupe, si no es la misma, conforme intentó persuadir el indio D. Valeriano autor del manuscrito mexicano, fuente original de la historia guadalupana que escribió ochenta u ochenta y dos años después de la aparición.
Suya, con afecto.
Teófila.

1 comentario:

Teofilo dijo...

Cara Teófila,
Deberíamos escribir un diccionario de excéntricos y visionarios ¿no le parece? Ahí tiene el tema para su Wiki.Y sería complementario de Wikipedia, ya que abarcaría a los desconocidos, o aspectos oscuros de personajes conocidos.
Humildemente, Teófilo