1 feb. 2006

Elohim y una falacia

Mi querido Teófilo,
Dejo hablar a los textos que leo. Traigo pues un comienzo y un final.
Comienzo.
"En el principio, Dios es los Dioses (Elohim), plural que algunos llaman de majestad y otros de plenitud y en el que se ha creido notar un eco de anteriores politeísmos o una premonición de la doctrina, declarada en Nicea, de que Dios es Uno y es Tres. Elohim rige verbos en singular: el primer versículo de la Ley dice literalmente: En el principio hizo los Dioses el cielo y la tierra."
Final.
"Ser una cosa es inexorablemente no ser todas las otras cosas; la intuición confusa de esa verdad ha inducido a los hombres a imaginar que no ser es más que ser algo y que, de alguna manera es ser todo. Esta falacia está en las palabras de aquel rey legendario del Indostán, que renuncia al poder y sale a pedir limosna en las calles: 'Desde ahora no tengo reino o mi reino es ilimitado, desde ahora no me pertenece mi cuerpo o me pertenece toda la tierra'. Schopenhauer ha escrito que la historia es un interminable y perplejo sueño de las generaciones humanas; en el sueño hay formas que se repiten, quizá no hay otra cosa que formas; una de ellas es el proceso que denuncia esta página."
Comienzo y Final pueden verse en "De Alguien a Nadie", en "Otras Inquisiciones", Borges - Obras Completas - Emecé Editores - 1983.
Había marcado la página con una hojita de calendario en la que bramaba José Martí:
"No hay en la tierra más vida honrada que la que uno se abre con sus propios brazos".
Con afecto.
Teófila.

No hay comentarios: