30 oct. 2005

Jung y otras cosillas

Inestimable Teófila,
Finalmente terminé de leer "El Hombre y sus Símbolos". Una primera expresión es que están expresados una serie de conocimientos que solo había recibido condensados por el filtro de Salónica. La verdad es que no se cuántos meses me tomó leer esas 300 páginas. Hay un capítulo que fue el que me dio una pista, uno de los últimos. El de la Individuación. Nada, la típica lectura de un hijo de familia bien europea que sirve mucho para los padres fundadores de la psicología. Cómo a través de una corta terapia, y la lectura de sueños el muchacho en cuestión rompe con sus mambos adolescentes y se dispone a una vida adulta feliz y creativa. El tema de lo que tardé en leerlo es bastante sorprendente. Avanzaba lento, muy lento, pero nunca perdí el interés por terminarlo. Siempre pasaban cosas, incluso ese libro me motivó para leer otros (es decir me disponía a leer Jung, pero leía otros).
Siempre suyo.

22 oct. 2005

Wiesel & Pinter. Los nobels de moda

Hermoso, creo ha disfrutado de las lecturas que mi tierna madre nos ha acercado. Están buenas para compartirlas, para seguir abriéndonos a las posibilidades - no quiero saber nada de estructuras clausurantes.
Por otra parte, usted desea saber por que obligué a sus ojos a leer estas notas. ¿Es así, amado? La otra respuesta, entonces, es que nuestro viejo asunto de los totalitarismos, del arte de gobernar y del teatro se nos han juntado inexorablemente. Deje usted que acerquen sus comentarios, luego podremos gozar de un jugoso intercambio.
Por lo demás, azuzo a vs. a escribirme: me impactó lo de la humildad del judío con su cuarto lleno de libros y una foto de su casa antes de Auschwitz y lo de ese tipo que reconoce ser un poco chinche empecinado en seguir escribiendo lo que escribe y en meterle al público lo que escribe y no complacerlo. Amé esas dos instantáneas de dos antitotalitaristas premios nóbel. Ahora leeré con detenimiento las entrevistas, que en realidad anoche las hojeé y me quedé sólo en el inicio sería mas ajustado decir.
Escríbame al respecto o me veré obligada a sentenciarlo por siempre como mal y desleal amigo!
Nuevamente suya, y a pesar de ella.Teófila

21 oct. 2005

Le Goff y Wiesel

Querido Teófilo,
Recomiendo estos vínculos.
Ambos, gentileza de mi madre:Los intelectuales del mundo y LA NACION "Seguimos viviendo en la Edad Media", dice Jacques Le Goff
"Falta un gesto de paz del gobierno palestino" Lo dijo Elie Wiesel, Nobel de la Paz 1983
hoy no tengo ganas de nada… hago esto para señalarle que aún existo.Suya, (y voluble, de un extremo a otro he pasado de la más impetuosa ola del éxtasis amoroso a la más lamentable letanía de la inercia de esta estúpida existencia que reviste mi alma)
amorosa, le pide consuelo,
Teófila.

19 oct. 2005

Rimbaud

Querida Teófila
De "una temporada en el infierno" me quedo con su biografía y su prosa brillante. De "prosas e iluminaciones" me quedo con más prosa brillante (incluyendo una de los 8 años) y algo de azufre que todavía estoy viendo, después te digo. Prosa brillante lo llamo a un cierto fluir de las palabras, que toman una belleza similar a la naturaleza, como mirar una mujer o un niño, o una buena película, pero que no llegan al nivel de arte, cualquier cosa que sea lo que signifique arte. A lo mejor tanto siglo XX tomándolo de base, parece que fuera algo "ya visto", aunque claro, el fuera el primero. Como la escena de The Wall en que el maestro se burla ante todos de la poesía del niño. Rimbó.
Una de las cosas que me entusiasman un poco es justamente eso, escribir, volver a tratar de escribir. ¿Por qué? ¿Por que es una de las cosas en que tanta "cultura general" y "experiencias de vida" sirven? ¿Para ser famoso? ¿Para vengarme de alguien, o lo que es lo mismo, demostrarle algo a alguien? Son las preguntas en realidad aplicables a  la literatura, al teatro, al arte. El asunto es qué, aunque en seguida surge el "para quién", que me parece "mal", pero que no deja de surgir. Del "como" aún no me preocupo. Mientras leía a Rimbó pensaba en estas cosas, que me detienen todavía un poco. Por eso se las cuanto, mi querida amiga, para fiijarlas y a su vez quitarles un poco ese brillo que creen tener las ideas cuando no se expresan.
Suyo.

Factotum de Bukowski

Querida Teófila,
Hoy la verdad que me he cansado un poco en el trabajo, pero por eso también nos fuimos más temprano a la tabernilla. La experiencia esta de que cuando terminas el trabajo libras y no debes estar todo el día con Tesalónica, es una experiencia interesante. Pero para tener en cuenta que un día como hoy que terminé un poco cansado, tardé un buen rato en "reconectar". Lo que si no hago es dormir siesta, porque (salvo hoy que terminé un poco cansado) está bueno disponer de la tarde completa.
Aaaah! Estoy revolviendo en la biblioteca y me acabé en una noche "Factotum" de Bukowski. Muy adecuado.
Mis respetos para Vd.